Rosalba y Polo desde la zona chinampera de Xochimilco aportan a la conservación de los suelos y la biodiversidad con su producción de hortalizas que cosechan por la mañana antes de llegar al mercado.